Translate

martes, 4 de febrero de 2014

Madrid, mi Madrid

Palacio Real de Madrid

Esta es la ciudad que me vio nacer y como es lógico esta ciudad ha cambiado a lo largo del tiempo, la ciudad que nunca duerme, si no que se lo cuenten a los jóvenes y algunos no tan jóvenes que salen de marcha por las noches, hay garitos para todos los gustos, de todo tipo de estilos de música, zonas como Alonso Martínez o Bilbao tradicionales en la marcha madrileña sin olvidarnos del centro,centro,ese lugar que fascina a los guiris, dicha esta palabra con inmejorable intención para referirme a aquellos extranjeros de los países del norte de Europa o de los Estados Unidos a los que tanto les gusta nuestro tipismo, nuestro tapeo con los amigos, nuestro carácter abierto y hospitalario porque el madrileño es abierto y hospitalario, nuestro sol, un sol que en Madrid se ve hasta en invierno, un sol que ellos no ven porque en países como Alemania se oculta durante meses. Ese centro centro que les encanta porque es donde se concentra el atractivo turístico del Madrid clásico, el Madrid de los Austrias, de los edificios singulares que nos trasladan a los siglos XVI y XVII, el Madrid de Quevedo o de Lope de Vega del que por cierto podemos ver su casa  en la madrileña Calle de Cervantes.

Colegiata de San Isidro
Un centro, centro que tiene un aire bohemio, de locales con matiz castizo y a la vez internacional, unos locales que han visto su madrileñismo severamente influenciado por esos guiris con mentalidades radicalmente diferentes a la nuestra. Recuerdo que una vez en el "O'Neill's" en la Calle del Príncipe una norteamericana tras charlar con ella en el intercambio me dijo "¿Quieres mi número?" sin esperar a que yo se lo pidiera, como a lo mejor hubiera hecho una española. Este tipo de reacciones de los anglosajones me hace darme cuenta del por qué de su posición de éxito en el mundo, si quieren que algo suceda no se limitan a esperar que pase, lo provocan ellos.

Las norteamericanas son prácticas, arriesgadas, audaces, cosmopolitas y aventureras. Recuerdo que hace unos años conocí a otra que llevaba la tertulia del O'Neill's, una veinteañera que había venido sola desde EEUU y que decía que le encantaba estar aquí ella sola porque así hablaba todo el tiempo en español, se había cruzado el mundo viniendo a la aventura. Este tipo de experiencias en el currículum son las que valen su peso en oro, no ya por el valor del idioma aprendido sino por lo que para una empresa supone contratar a alguien tan audaz.

Os voy a dar el enlace a una página donde vienen los pubs de intercambio aquí en Madrid: http://www.esmadrid.com/es/portal.do?IDM=61&NM=3&TR=C&IDR=1574 La lista empieza justo debajo de "Velazquez y la familia de Felipe IV" A mi el que me gusta especialmente es el "Olé Lola" que veréis pinchando en el enlace que os va a llevar al perfil en Faceboook del intercambio que se hace los martes a las 8 de la noche; es realmente bueno porque aquí van bastantes anglosajones, no es uno de esos intercambios llenos de españoles a reventar donde pierdes el tiempo como el de "Babel". 

Para los que queráis practicar el alemán, idioma que cada día gana más adeptos os sugiero el llamado "Deutscher Stammtisch" que se reúne los sábados y a veces los viernes en "La casa de la cerveza" de Madrid en la zona de Bilbao.

Y después de tanto centro, de tanto tipismo, de tanto guiri y de tanto intercambio conviene recordar que la capital cuenta con interesantes parques como El Retiro donde puedes pasear, o remar por el estanque al pie del monumento de Alfonso XII, el Juan Carlos I donde puedes alquilar bicicletas, el menos conocido pero encantador Parque del Capricho sito en la Alameda de Osuna y que fue mandado construir por la Duquesa de Osuna a finales del siglo XVIII.

No hay que olvidar lugares como el Parque del Oeste en los alrededores del Templo de Debod, un templo egipcio traído desde aquel país piedra a piedra hasta Madrid desde donde se ven atardeceres espectaculares. 

La primavera, que está ya a un paso es una época ideal para visitar Madrid porque las temperaturas se suavizan y es el momento de disfrutar de nuestros parques, de nuestra ciudad en general y aprovechar para conocer otros lugares en los alrededores de la Villa y Corte como El Escorial, Aranjuez, Toledo, Segovia y Ávila.
Pero eso, queridos amigos será ya en otros posts.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada